La cuenta de los joboncitos hizo terminar mal la historia de amor

Colaboración de Víctor Cabral, desde Nueva York

Una historia de amor, que terminó en fracaso

 

Yo tenia una novia y cuando ibamos a los moteles, nos robábamos los jaboncitos.

Uno para cada uno y los guardábamos de recuerdo.

Pero todo terminó cuando un día los contamos. Yo tenía 22 y ella 35.

  

 

 

Te podría interesar

Deja tu comentario