El compromiso de la juventud

El compromiso de la juventud

Política y Algo Más

 

José Ingenieros nos ha dicho que jóvenes son los que no tienen complicidad con el pasado y yo le agregaría ni complicidad con el presente.
Y la complicidad con el pasado y el presente no viene dada porque la actual generación de jóvenes sea responsable penal de los delitos, ni por que haya cooperado, sino por prestarse a reproducirlos en los tiempos actuales. 
Lo que se espera de la actual generación de jóvenes es que asuma su rol, su papel y sus responsabilidades sociales y para eso está compelida a asumir su compromiso de conducir la actual sociedad por caminos correctos para que se pueda llegar a buen destino.
Cuando un hombre se enamora, lo que se espera de él es que asuma el compromiso de casarse con su pareja y hasta que no asume ese compromiso hay preocupación en la familia de la dama. Cuando le pide matrimonio entonces ya las cosas empiezan a cambiar, ya va en serio.
Y bien, eso es precisamente lo que se espera de la juventud, que asuma un compromiso serio con su nación, el compromiso de prepararse para conducirla por los caminos de progreso y del desarrollo humano. Hasta que la juventud no asuma ese compromiso histórico con la patria, las cosas no andarán correctamente.
Para que la juventud pueda asumir su papel y su compromiso como le corresponde no puede tener complicidad con el pasado, esto se traduce en rompimiento con todas las malas costumbres sociales, rompimiento con todos los flagelos que han corrompido a nuestra sociedad.
Se ha dicho que la juventud es la “savia renovadora de los pueblos, ignoran la esclavitud de la rutina y no soportan la coyunda de la tradición. Sólo sus ojos pueden mirar hacia el amanecer, sin remordimiento. Es privilegio de sus manos esparcir semillas fecundas en surcos vírgenes, como si la historia comenzara en el preciso momento en que forjan sus ensueños”
“Cada vez que una generación envejece y reemplaza su ideario por bastardos apetitos, la vida pública se abisma en la inmoralidad y en la violencia”.


De algo debemos estar claro: son muchas las personas con poca edad que tienen en pensamiento viejo y atrasado y otras que teniendo muchos años tienen un pensamiento joven, nuevo y revolucionario, debido a que no es precisamente la edad lo que determina el carácter viejo o joven de una persona, sino su pensamiento.
Cuando un joven se siente comprometido con el presente y con el futuro de su nación, entonces está asumiendo su rol, su papel y sus responsabilidades.
Ahora bien, para que un joven pueda jugar su papel generacional, el papel que debe a asumir con conciencia y con responsabilidad, se hace necesario garantizarle mejores oportunidades laborales y garantizarle una excelente educación, formación y profesionalización.
Sólo los jóvenes cuyos ideales expresan inteligentemente el devenir de su pueblo constituyen una Nueva Generación, que es tal por su espíritu, no por sus años, es por eso que estamos en el deber de garantizar la debida preparación y estabilidad a las presentes generaciones de jóvenes para que puedan asumir su verdadero papel histórico.
Debemos sembrar hoy si queremos cosechar mañana.

Te podría interesar

Deja tu comentario