Comportamiento de la economía se torna menos negativo en mayo 2020

 

Comportamiento de la economía se torna menos negativo en mayo 2020

 

·          La variación interanual acumulada del IMAE en enero-mayo se ubica en promedio en -8.8 %, respecto a igual período del año anterior.

·          La inflación acumulada durante los primeros seis meses del año se situó en 0.43 %, resultado que obedece principalmente a la variación de 1.70 % observada en el mes de junio respecto a mayo 2020.

·          Las medidas monetarias de corte expansivo han contribuido a la expansión del crédito en moneda nacional, el cual incrementó en 14.4 % entre junio de 2019 y junio de 2020, equivalente a RD$130,598.7 millones adicionales.

·          A la fecha se han desembolsado unos RD$93,500 mil millones canalizados fundamentalmente a los sectores productivos con recursos provenientes de los más de RD$120,000 puestos a disposición de las empresas y los hogares por la Junta Monetaria.

·          Los ingresos de remesas alcanzaron la cifra de US$737.9 millones en el mes de junio, para un incremento de 25.7 % respecto al mismo mes de 2019.

El Banco Central de la República Dominicana, con el interés de mantener debidamente edificados a los agentes económicos y al público en general y como parte de su compromiso con la transparencia y la divulgación oportuna de datos, informa los resultados preliminares del comportamiento de la actividad económica correspondientes al período enero-mayo de 2020.

El indicador mensual de actividad económica (IMAE) correspondiente al mes de mayo 2020 registró una variación interanual de -13.6 %, cifra que resulta menos negativa que el -29.8 % observado en el pasado mes de abril, acumulando así una variación promedio a enero-mayo 2020 de -8.8 % respecto a igual período del año anterior. Cabe destacar que la contracción registrada en el mes de abril se prevé sea el punto más crítico de la crisis actual debido fundamentalmente a las limitaciones impuestas para controlar los efectos de la pandemia.

El comportamiento evidenciado durante el mes de mayo refleja el efecto de la reapertura escalonada y gradual de las actividades económicas no esenciales y la reducción en las limitaciones de movilidad a través del reinicio del transporte colectivo público, así como la disminución del tiempo de toque de queda, conforme al plan de desescalada anunciado por el Poder Ejecutivo. Los lineamientos contemplados en dicho plan, incluyen entre otros aspectos, la autorización para el inicio de operaciones a partir del 20 de mayo de 2020 de todas las empresas de actividades no esenciales, utilizando un criterio de proporción de empleados en base al tamaño del establecimiento a fin de que se mantenga un distanciamiento adecuado en el espacio de trabajo. Cabe destacar que la reapertura de las actividades que estuvieron suspendidas desde el 19 de marzo del año en curso generó un impacto favorable en la producción nacional durante una parte del mes de mayo y lo mismo se espera que se refleje en el mes de junio.

A continuación, se presenta el detalle del resultado del IMAE durante el período enero-mayo de 2020, dentro de las cuales las actividades económicas que exhibieron un desempeño positivo son: salud (12.4 %), servicios financieros (10.5 %), agropecuario (5.2 %), actividades inmobiliarias (5.0 %), comunicaciones (4.1 %) y energía y agua (2.0 %). No obstante, los resultados acumulados reflejan fundamentalmente el impacto adverso que han tenido las medidas de confinamiento preventivo sobre importantes sectores económicos como: hoteles, bares y restaurantes (-42.6 %), construcción (-23.2 %), minería (-16.3 %), otros servicios         (-11.7 %), transporte y almacenamiento (-11.0 %), zonas francas (-9.8 %), y manufactura local (-7.8 %).

 

Indicador mensual de actividad económicas (IMAE)

Tasa de crecimiento interanual (%)

*Cifras preliminares.

En lo que respecta al sector turismo, durante los primeros cinco meses del año 2020, la República Dominicana recibió unos 1.7 millones de visitantes por vía aérea y marítima, es decir, una disminución acumulada de  50.4 % respecto al mismo período del año anterior. Este comportamiento obedece principalmente al impacto adverso de las medidas de prevención ante la propagación del coronavirus (COVID-19) que conllevaron la paralización del flujo turístico a nivel doméstico e internacional desde el mes de marzo, condiciones que han persistido hacia el mes de junio y han repercutido sobre el resultado de la actividad económica de hoteles, bares y restaurantes. En lo adelante, se proyecta una mejoría gradual en la llegada de pasajeros no residentes al país conforme se vayan relajando las limitaciones en el tráfico aéreo internacional, aunque se anticipa que tomará más tiempo recuperar el dinamismo de años recientes.

Un aspecto importante a destacar es el continuo apoyo a los sectores productivos y a los hogares a través de facilidades crediticias propiciadas por las medidas de flexibilización monetaria, adoptadas por la Junta Monetaria, que han contribuido a la disminución en las tasas de interés para el acceso al financiamiento de los agentes económicos. Por este medio se han puesto a disposición de los agentes económicos más de RD$120,000 millones, de los cuales a la fecha se han canalizado en torno a RD$93,500 millones a través del sistema financiero para enfrentar el impacto económico de la crisis del coronavirus. Asimismo, se prevé que los recursos pendientes de colocación ascendentes a unos RD$27,000 millones continuarán satisfaciendo la demanda de crédito y contribuyendo a la recuperación de la economía en los meses venideros.

En este sentido, las oportunas acciones de política monetaria orientadas a mitigar el impacto de la pandemia en la actividad económica han generado un efecto multiplicador en la cartera de crédito privado, al observarse un incremento interanual de 14.4 % en el financiamiento en moneda nacional al cierre del mes de junio, equivalente a RD$130,598.7 millones adicionales. Entre los sectores productivos receptores de estos recursos se destacan: comercio (RD$22,178.2), manufactura (RD$15,315.5), viviendas (RD$16,734.5), construcción (RD$8,944.5), agropecuaria (RD$5,761.7), transporte (RD$2,695.1) y hoteles y restaurantes (RD$1,815.5).

Asimismo, el Banco Central mantiene el compromiso de promover condiciones monetarias favorables que continúen apoyando la expansión del crédito, respaldando las actividades productivas, para que la economía dominicana pueda retomar su senda de crecimiento rápidamente de manera sana y sostenible sin poner en riesgo la estabilidad macroeconómica.

En el ámbito de las cuentas externas, se resalta la entrada de remesas al país en el mes de junio 2020 ascendente a US$737.9 millones, para un significativo aumento interanual de 25.7 % con relación a igual mes de 2019. Este resultado es cónsono con el desempeño de la economía de los Estados Unidos de América luego de su reapertura, al ser la principal fuente de remesas para el país con una participación de 83.7 % en el mes de referencia. En efecto, reportes recientes destacan mejorías en el indicador de empleo de EUA al registrar 4.8 millones de nuevos puestos de trabajo en el mes de junio, así como mayor dinamismo en la actividad industrial y en el consumo. Estos resultados refuerzan la visión de que el punto más crítico de la crisis actual ha sido rebasado, y que el comportamiento favorable de la economía estadounidense repercutirá de manera positiva en el ritmo de recuperación de la actividad económica dominicana, al ser el principal socio comercial del país y mayor destino emisor de turistas y remesas.

Con respecto a la inflación, el Índice de Precios al Consumidor durante los primeros seis meses del año 2020 presenta una variación acumulada de 0.43 %, resultado que obedece principalmente a la variación de 1.70 % observada en el mes de junio respecto a mayo 2020. Con este resultado la inflación interanual, medida desde junio de 2019 hasta junio de 2020, se ubicó en 2.90 %, manteniéndose por debajo del límite inferior del rango meta establecido en el Programa Monetario de 4.0 % (± 1.0 %).

El comportamiento de este indicador durante el mes de junio refleja la recuperación de los precios internacionales del petróleo (West Texas Intermediate, WTI) persistente desde el mes de mayo, luego de haber alcanzado mínimos históricos en abril del año en curso, lo que se tradujo en un aumento significativo en los precios de los combustibles en el mercado doméstico, que junto al crecimiento registrado por el índice del grupo alimentos y bebidas no alcohólicas, representaron aproximadamente el 80 % de la inflación total del mes analizado. En este sentido, el grupo transporte registró un aumento mensual de 4.94 % en mayo y el grupo alimentos y bebidas no alcohólicas de 2.03 % en dicho mes.

Finalmente, las medidas de flexibilización monetaria adoptadas por la Junta Monetaria desde el inicio de la pandemia han contribuido a una mayor expansión del crédito privado, creando condiciones favorables para la recuperación de la actividad económica. Además, esta postura expansiva de la política monetaria unida a las medidas fiscales que han servido de soporte al flujo de caja de las empresas y hogares, han incidido notablemente para que los efectos de la pandemia sobre la economía no hayan sido más severos. Hacia adelante, se espera una recuperación gradual del crecimiento, cuya magnitud estaría condicionada por la evolución de los casos de contagio del virus en el país y a que se mantenga el programa de desescalada sin ajustes mayores, que ameriten retomar medidas extremas de confinamiento implicando nuevamente el cierre de actividades económicas de forma transitoria.

El Banco Central de la República Dominicana reitera que la economía dominicana cuenta con fuertes fundamentos macroeconómicos, así como con su probada resiliencia para superar de forma exitosa choques adversos externos e internos, lo que le otorga suficiente espacio para continuar reaccionando de forma oportuna implementando las medidas necesarias para respaldar las actividades económicas, la preservación de los empleos y aliviar la carga financiera de los hogares, y así contribuir, de la mejor forma posible, a mitigar los efectos negativos en la economía derivados de la contingencia sanitaria del COVID-19. En ese sentido, la institución se mantiene dando especial seguimiento a los factores que puedan generar desvíos de la meta de inflación y afectar el crecimiento económico. 

 

Te podría interesar

Deja tu comentario