Los cinco países europeo más afectados por coronavirus, vuelven a registrar más de 2,000 muertos

Los cinco países europeos más afectados por el coronavirus volvieron a registrar más de 2.000 muertes
No obstante, con excepción del Reino Unido, las autoridades resaltaron distintas cifras que indican que sus curvas de contagios y hospitalizaciones se amesetaron o se encuentran en una pendiente decreciente

Los cinco países europeos más afectados por el coronavirus volvieron a registrar un total combinado de muertes que superó las 2.000. En concreto, la sumatoria de decesos reportada por Francia, Italia, España, el Reino Unido y Alemania fue de 2.339.

No obstante las autoridades resaltaron otras cifras que indican que sus curvas de contagios y hospitalizaciones se amesetaron o se encuentran en una pendiente decreciente. La única excepción fue el Reino Unido, cuyo secretario de Sanidad indicó ante el parlamento que el país se encuentra ahora en el “pico de la pandemia”.

En esta línea, las medidas de confinamiento que rigen en el país fueron prolongadas oficialmente hasta el 7 de mayo y, a pesar de la creciente presión, el gobierno no está considerando actualmente ninguna relajación, a diferencia de otros países europeos como Italia, España y Alemania.

Fueron precisamente las autoridades del Reino Unido quienes presentaron el balance diario más lígubre de la jornada a nivel continental: reportaron 759 nuevas muertes en hospitales, lo que elevó la cifra de fallecidos desde el comienzo de la crisis a 18.100.

No obstante, se estima que la cifra es sustancialmente superior, considerando que el Gobierno no contabiliza las muertes que han tenido lugar en hogares y centros para ancianos. Un estudio publicado este miércoles por el Financial Times señala que la pandemia habría causado más de 41 mil muertes en el territorio británico, teniendo en cuenta estos decesos.

Los datos reflejaron también que la gran mayoría de los fallecidos en el Reino Unido (el 70 %) son personas mayores de 75 años, lo que, de acuerdo con el profesor Henegan, sigue el mismo patrón que el de la gripe estacional.


En el extremo opuesto se encuentra Alemania, que reportó 164 nuevas muertes en las últimas 24 horas, llevando de esa manera el total a 5.250. Si bien es una de las cifras más altas del mundo, es significativamente menor a la de sus vecinos y se encuentra a punto de llegar a los 100.000 pacientes dados de alta.

El país relajó las restricciones a principios de esta semana, pero la canciller, Angela Merkel, se mostró muy preocupada ante la posibilidad de que los ciudadanos se vuelvan complacientes en consecuencia. “Lo que importa ahora es la evolución de la situación hasta el 30 de abril, fecha en la que expiran las normas de protección actuales”, declaró durante una conversación con miembros de su partido, el CDU.

Además añadió que habría que esperar probablemente hasta el 8 o 9 de mayo para saber si, además de la reapertura progresiva de las escuelas prevista para el 4 de mayo, se pueden levantar otras restricciones.

Las autoridades también autorizaron el miércoles los primeros ensayos clínicos de una vacuna contra el virus, la primera en el país. El órgano regulador del país aprobó tests en voluntarios de una vacuna desarrollada por la firma germana Biontech y el gigante estadounidense Pfizer. Se trata “tan solo del cuarto ensayo en el hombre” a nivel mundial de una vacuna contra la covid-19, precisó la autoridad reguladora.

Estas pruebas clínicas se llevarán a cabo en una primera etapa en 200 voluntarios sanos de 18 a 55 años y se investigará una de varias variantes de vacuna ligeramente modificadas. Tras un periodo de espera para la observación de los vacunados, en la segunda fase del estudio clínico se vacunará a más voluntarios del mismo grupo de edad.

Entre el Reino Unido y Alemania se encuentran actualmente Italia, Francia y España, países que todavía tienen las cifras más altas del continente -y a nivel mundial, solo superadas por Estados Unidos- pero ya pasaron sus picos y muestran desde hace días señales de que sus curvas están en descenso.

De los tres, Francia reportó la mayor cantidad de muertes: 544, lo que eleva el total a 21.340. En total, las autoridades han registrado 13.236 muertes en hospitales, de ellas 336 en el último día, y 8.104 en residencias de ancianos y centros de dependencia, aunque en ese caso el alza de 208 no se corresponde con un incremento diario porque el censo en esas instituciones no es completo y llega de forma paulatina.

El director general de Sanidad, Jérôme Salomon, indicó en una rueda de prensa sobra la situación que 29.741 personas siguen hospitalizadas. Aunque de ayer a hoy hubo 1.619 nuevos ingresos, el saldo entre las admisiones y las altas se mantiene negativo, con 365 pacientes menos en esta ocasión.

Igualmente a la baja sigue el balance en las unidades de cuidados intensivos (UCI), donde hay 5.218 pacientes, de ellos 183 en el último día, pero el saldo global apunta a que hay 215 casos críticos menos.

Se trata del 14º día consecutivo que este indicador disminuye, un dato que los profesionales tienen muy en cuenta pues sirve de barómetro de la presión que pesa sobre el sistema hospitalario.

Salomon alertó de que la circulación del virus en Francia sigue siendo elevada y de que la epidemia es “masiva y severa” y ha provocado 85.000 hospitalizaciones desde principios de marzo, por lo que recalcó la importancia de seguir respetando el confinamiento, previsto hasta el 11 de mayo.

Italia, en tanto, superó la cifra de 25 mil muertos por coronavirus, tras registrarse 437 nuevas víctimas fatales. No obstante, la cifra fue anterior a la de la víspera y además el número de hospitalizados sigue disminuyendo. También sigue mejorando la situación en las unidades de cuidados intensivos, que tienen a 2.384 pacientes, 87 menos que el martes, lo que permite disminuir la presión sobre los hospitales.

Finalmente, el ministerio de Sanidad de España reportó 435 fallecidos, lo que eleva el total de muertos en el país a 21.717. Más allá de las medidas que permiten la reanudación de actividades no esenciales, el ejecutivo a cargo de Pedro Sánchez logró el apoyo necesario en el Congreso para prorrgar el confinamiento generalizado hasta el 10 de mayo.

Sánchez auguró auguró el comienzo de la “desescalada” flexible de las restricciones a partir de la segunda quincena de mayo, un proceso que -subrayó- hay que afrontar evitando pasos en falso.

Como parte del dispositivo de salida lenta de las restricciones a la movilidad, el ministerio de Sanidad anunció que está ultimando la realización de un estudio de seroprevalencia.

Dicho estudio consistirá realizar pruebas a unas 60.000 personas representativas a lo largo y ancho del país, a fin de "estimar el porcentaje de la población española que ha desarrollado anticuerpos frente al nuevo coronavirus", indicó Sanidad en un comunicado.

La información obtenida permitirá saber cuánta gente está inmunizada por su exposición al virus y “será de enorme relevancia para la toma de decisiones de salud pública en el conjunto del Estado”, añadió Sanidad, sin precisar la fecha de inicio de dicho estudio.

 

Te podría interesar

Deja tu comentario