Santo Domingo, RD.- Luego de intenso debate, la jueza Kenia Romero se reservó para el próximo lunes a las 11:00 de la mañana el fallo del conocimiento de las medidas de coerción contra los implicados en Operación Coral.

Esta decisión fue tomada tras el mayor general Adán Cáceres Silvestre responder a las declaraciones que hiciera en su contra el mayor Raúl Alejandro Girón Jiménez.

Cáceres Silvestre dijo que Girón Jiménez habló mucha vacuencias ante el tribunal.

«Es indignante que una persona que diga estar arrepentida de lo que hizo lo haga entre risas y conductas que reflejan la falta de contrición de su espíritu por algo que hizo mal, más bien cuando levantaba la voz era para acusar y vanagloriarse que que él fue parte de lo que dijo sentirse importante, una conducta narcisista que le gusta exhibir y ser centro de atención, se siente importante, mientras desnuda toda la vacuencia que está exponiendo», apuntó  Cáceres, quien es el principal imputado en la Operación Coral

Cáceres retó a Girón a mostrar las evidencias que alega tener de supuestos depósitos a su cuenta del Banreservas.

Se recuerda que la noche del jueves, Giró Jiménez explicó el supuesto entramado societario que era utilizado por los implicados en el caso, acusando a Girón Jiménez, de tener una sucursal bancaria específica para realizar sus transacciones, debido a los montos de los mismos.

Girón Jiménez le planteó al tribunal que era imposible presentarse a cualquier sucursal a cambiar cuatro millones de pesos en efectivo con un cheque de administración.

Del mismo modo, el oficial aseguró que los vehículos eléctricos que había adquirido, eran uno para el coronel de Núñez de Aza y otro para el general Adán Cáceres, ex director del Cuerpo Especializado de Seguridad Presidencial (Cusep), pero que para protegerlos se pusieron a nombre de una empresa propiedad de la pastora Rossy Guzmán.

También dijo que la pastora Rossy Guzmán Sánchez es la figura clave de que los imputados en el caso se encuentran en el banquillo de los acusados.

Girón Jiménez reveló además que luego de que el Ministerio Público citaba a la pastora para interrogarla ésta se reunía con el general Adán Cáceres y Rafael Núñez de Aza para establecer una estrategia que contrarrestara las investigaciones de la Procuraduría General de la República.