Sigue impasse entre jugadores y dueños equipos de GL; señalan Scott Boras como “responsable” que no haya acuerdo

  • por EFE viernes 19 junio 2020

,HOUSTON, EE.UU.- El enfrentamiento entre los jugadores y los dueños de los equipos de las Grandes Ligas continúo un día más, a pesar, de que hubo nueva propuesta sobre la mesa, pero también otro rechazo y el señalamiento cada vez más generalizado al poderoso agente libre, Scott Boras, como factor desestabilizador, informaron este viernes medios locales.

El sindicato abrió el día con la propuesta de un calendario de 70 partidos de temporada regular y salario completo prorrateado, un plan que inmediatamente el comisionado de las Grandes Ligas, Rob Manfred, rechazó por completo.

Además de cuestionar el movimiento del presidente del sindicato Tony Clark, con quien se había reunido el martes y miércoles, en Arizona, donde dejaron establecido, de acuerdo con el comisionado, un marco conjunto de trabajo de cara a alcanzar un acuerdo.

Manfred dijo que Clark lo llamó el miércoles por la noche y dijo que no iba a presentar el marco, que habían trabajado ambos de manera conjunta durante sus reuniones en Arizona, al subcomité ejecutivo de ocho hombres del sindicato.

“Le dije que 70 partidos eran simplemente imposibles dado el calendario y la situación de salud pública, y siguió adelante e hizo esa propuesta de todos modos”, denunció Manfred. “Su propuesta no beneficia a nadie y perjudica a todos”.

Ante la postura poco “realista” que los jugadores mantienen, un gran número de directivos de los equipos comienzan a ver, una vez más, a Boras como el personaje en la sombra que secretamente está movimiento los hilos de la negociación y tácticas de los profesionales.

Uno de ellos es el presidente de los Yanquis de Nueva York, Randy Levine, quien habló directamente de Boras en declaraciones que ofreció al New York Post.

“Me gusta Scott Boras. He hecho muchos negocios con él. Es muy inteligente “, admitió Levine. “No he hablado con él sobre este asunto, pero estoy realmente decepcionado porque escucho de todas partes, en ambos lados de este asunto, que está tratando de impedir que se llegue a un acuerdo”, expresó Levine.

El pasado 27 de mayo, el lanzador de los Rojos de Cincinnati, Trevor Bauer, quien no está representado por Boras, ya expresó el mismo sentir que Levine a través del twitter.

“Se escuchan MUCHOS rumores sobre cierto agente de jugadores entrometiéndose en los asuntos del sindicato. Si es cierto, y en este punto, estos son solo rumores, tengo una cosa que decir … Scott Boras, representa a tus clientes como quieras, pero no mezcles tu maldita agenda personal con el negocio sindical”, escribió Bauer.

Por su parte, Boras, a través del mismo medio, también se expresó y rechazó por completo el contenido de los rumores sobre su posible participación secreta en las negociaciones.

“Los jugadores que represento han dicho dos cosas: dónde y cuándo”. Y son los jugadores a los que represento los que determinan lo que hace su sindicato. Es su voz, y mi único papel es de darle mi asesoría cuando se me pida que lo haga.

Las negociaciones siguen siendo acaloradas incluso cuando las dos partes se acercan a un terreno común, pero la diferencia del número de partidos se mantiene como un gran impedimento.

Sin embargo, Levine reiteró su creencia de que es hora de ponerse en marcha.

Con los jugadores recibiendo su pago prorrateado, Levine insistió que “ahora lo que tiene que pasar es que los jugadores deban estar de acuerdo con los dueños en los protocolos de salud y seguridad”.

Además recordó que será la liga la que tenga la última palabra en el apartado de reiniciar o no la temporada regular.

“… Lo que sugeriría que hagan los equipos es que tenemos un remedio para implementar unilateralmente el cronograma con un pago prorrateado”, recordó Levine. “Debemos dejar a un lado todo lo demás y comenzar con seguridad a competir, que es lo que todos deseamos y también los aficionados”.

El presidente de los Yanquis también reconoció que “los jugadores son nuestro producto”, explicó Levine. “Esto no es faltarles al respeto a los profesionales. No estoy diciendo nada negativo. Si hemos llegado a un punto en el camino donde no podemos terminar las conversaciones, tenemos que recuperarlo de nuevo”.

Te podría interesar

Deja tu comentario