Ven continuismo extrema acciones para negociar sobrevivencia política post elecciones

Ven continuismo extrema acciones para negociar sobrevivencia política post elecciones

Campaña sucia y “boletines sanitarios del miedo” llegan cuando se esfuma “avance construido” de Gonzalo

 

Por Nelson Marte

Periodistas que conversan frecuentemente  con altos dirigentes del PLD aseguraron que los perciben convencidos de que así como entregó ya la importante plaza electoral de Nueva York, la compaña continuista sabe ya que no podrá impedir la victoria opositora en primera vuelta, y extrema acciones para tratar de obtener de 4 a 6 senadores que fuercen al próximo gobierno a negociar la sobrevivencia del danilismo, pasadas las elecciones.

Ese estado de ánimo se presenta cuando la campaña electoral entra en su recta final, etapa en que llegan los miedos de ver al diablo venir, dado que no lograron poner a su candidato en competencia, aunque le metieran a la campaña de Gonzalo Castillo una descomunal cantidad de recursos públicos, estimada recientemente por el ex presidente Leonel Fernández en unos 100 mil millones de pesos.

El último intento serio de hacer remontar a Gonzalo, aún fuera en la percepción pública, fue la estrategia de “construir la realidad” de que Gonzalo había logrado algún avance por su desempeño en el tiempo del Coronavirus, como si Abinader no hubiera hecho otro tanto.

La “construcción de realidad” concluyó con una encuesta manejada por Bernardo Vega el 27 de mayo, pero desde tres semanas antes Héctor Guzmán, Temístocles Montás, Euri Cabral y otros voceros del gobierno del PLD habían “descubierto” ya el supuesto cambio de la realidad política nacional.

Un “cambio”  infundado porque en la encuesta de Bernardo y en la estrategia anunciada con antelación por el PLD, se ignoró que  Luis hizo tanto o más que Gonzalo en favor de la gente, y no fue como el gobiernista perjudicado por las acusaciones de irregularidades impunes de licitaciones y compras gubernamentales, por las compras del Coronavirus.

 El propio Gonzalo fue señalado en varias acciones por tráfico de influencia, mientras la candidata vicepresidencial del PLD lo emplaza  incesantemente a explicar cómo en unos pocos años su patrimonio personal se incrementó de 200 a 1,200 millones de pesos.    

Luego de que se invirtieran  enormes recursos a la campaña de Gonzalo y que encuesta tras encuesta informaron continúa frisado sin siquiera poder acercarse a la ventaja de 20 puntos porcentuales que le lleva Luis Abinader, en el bunker de la campaña oficialista se tiró la toalla y se ha optado por ensayar acciones desesperadas para lograr alguna ganancia congresual, específicamente mencionaron de una aspiración de 4 a 6 senadores.

Lograda esa representación senatorial y ganando alianzas particulares en un Congreso que por acuerdos concertados por la oposición será “plural y equilibrado”, el danilismo vería condiciones para ponerse en condiciones de resistir animadversiones, cuestionamientos y ataques.    

Las acciones de campaña sucia más recientes tienen que ver con la solicitud de extradición por alegado narcotráfico de un director de Distrito en la provincia de Azua, y la salud del candidato opositor, contagiado de COVID-19.

Es desesperada la acción del gobierno del PLD de convertir en tema de campaña  el caso del director de la Junta de Distrito de Las Lagunas, en la provincia de Azua, porque reveló  la comunicadora Altagracia Salazar que la solicitud de extradición se produjo en 2017, cuando el entonces director del mismo Distrito llegó a la posición apoyado por el PLD, en alianza con el PRD.

En ambos casos, el imputado ha llegado a la posición tras obtener documentos de buena conducta y de no antecedentes delictivos otorgados por las autoridades del gobierno del PLD.

En el caso de la campaña sucia contra la salud de Abinader se muestra también una acción desesperada de la campaña continuista ya que quemaron a conocidos profesionales de la comunicación a su servicio, en la abominable e inhumana calumnia de que el candidato opositor y su esposa estaban fingiendo la enfermedad, llegando a mostrar falsas certificaciones en ese sentid.

La campaña se hizo desde un conocido programa radial de comentarios, luego de que Abinader hiciera el anuncio, pero comunicadores del PRM han denunciado que también fue hecha en todo el país a través de una red nacional que sigue líneas que traza desde el Palacio Nacional una estructura de inteligencia y comunicación estratégica.  

Otra evidencia de acción desesperada que se cita, para darle aliento a la tesis de la sobrevivencia del danilismo, posterior a las elecciones, es la forma en que el presidente Medina busca solapar con el Estado de Emergencia el tiempo del montaje final de las próximas elecciones y el afinamiento de las medidas sanitarias de prevención, y cómo usa los boletines de Salud Pública en una campaña mediática para provocar miedo e inducir abstención electoral.

Mientras, ha mantenido la presión a la JCE para que a días de las elecciones no haya instalado la dirección de Informática, quizás buscando por ahí unos votos que no tiene. 

Pero sea procurando forzar situaciones para tener ganancia de pescadores en unas elecciones intranquilas, o buscando hacerlas colapsar, las desesperadas acciones del continuismo del PLD  configuran un ominoso cuadro que llevó al periódico español Diario 16 a difundir al mundo este fin de semana la información de que en República Dominicana late un conflicto cívico que puede generar una situación de desestabilidad e ingobernabilidad política y social.    


 

Te podría interesar

Deja tu comentario