La villajuanense doña Ana Luisa Estévez Cepeda, predicó el evangelio y fue solidaria con personas necesitadas

Santo Domingo, RD.- Ana Luisa Estévez Cepeda, viuda Cortorreal, quien falleció a los 101 años el pasado viernes, fue una mujer que solidaria con personas necesitadas y que predicó el evangelio por el país, señalan sus hijos, familiares y conocidos.

Estévez Cepeda nació el el 26 de julio, año 1918, en la comunidad el Caimito de Moca, municipio común cabecera de la provincia Espaillat, en la región Nor-Central (Cibao) de República Dominicana.

Fallecó el viernes 29 de mayo, a las 8:50 P.M, del año 2020. (Error de fecha en su cédula personal, que indica el 15 de enero de 1929).

Su infancia, adolescencia y juventud la vivió en su tierra natal, emigrando luego a la ciudad de Pimentel, donde casó con Miguel Ángel Cortorreal Tiant.

A pesar de su longevidad al igual que sus otros hermanos, Libia, Cristina, Manuel, Germán y Pícin (la más pequeña y única sobreviviente (2020), del troncal de Jesús María Estévez (Chucho) y de Juana Cepeda.

Sus hijos: Tunina, Tonila, Rosa, Faris y el único varón Laddy Antonio, sus nietos hijos: Román, Luisito y Alexandra. Sus nietos/as: Glenny, Jenny, Luis Felipe, Madelin, Pamela, Laura, sus biznietos: los hijos de Román, los hijos de Luisito, los hijos de Jenny, los hijos de Glenny, los hijos de Luis Felipe, y los hijos de Madelin.

Después de su estadía residiendo en Pimentel, decide venir a vivir a la ciudad capital, específicamente en el céntrico barrio capitalino Villa Juana, motivada por dos poderosas razones, buscar mejor modo de vivir y asegurar los estudios de su único hijo varón Laddy Antonio.

Devota de la Virgen de la Altagracia, miembro toda su vida de la Iglesia Sagrado Corazón de Jesús en Villa Juana.

Recorrió el país de extremo a extremo, predicando el evangelio y llevando solidaridad a personas necesitadas. Ganándose así la admiración de todos, por ser una mujer sensible, y dadora de mucho amor y comprensión.

Por sus manos milagrosas, fueron muchas las personas que pasaron por su humilde casa en la Mauricio Báez, a buscar remedio, y tratamiento a dolencias del cuerpo.

Con una participación extraordinaria durante los devastadores ciclones de David, en el año 1979 y George, en el año 1998, los cuales azotaron duramente a Villa Juana.

Con más de 101 años (2020), mantuvo una mente sana y prodigiosa, puesto que no olvidaba nada. Aunque por asunto de seguridad vial, doña Luisa ya no asistía a la Iglesia Sagrado Corazón de Jesús, por lo que sus sacramentales se las llevan a su residencia en la calle Mauricio Báez 134.

Corrían los días de mayo, casi llegando junio, para luego pasado unos días del mes de julio, el 26 específicamente estaría cumpliendo 102 años la villajuanense doña Ana Luisa Estévez Cepeda viuda Cortorreal.

Gloria a Dios en las alturas.
Ana Luisa Estévez Cepeda, hija meritoria de nuestro Padre Celestial, en nombre de su hijo Jesucristo.

Te fuiste como llegaste, sin hacer ruido, debido a tu forma de vida, entregada siempre pensando en los demás.

Fuiste una ejemplar madre, dedicada a tus hijos, toda una vida, más allá del deber cumplido, sabia natural, aconsejadora permanente, amorosa sin límite, bondadosa de corazón eterno, cumplidora de los mandamientos de Dios, temerosa de las Santas palabras escrita en la Biblia, vecina con el concepto más allá de la distancia y la solidaridad, luchadora, pero también dadora de las verdades sin importar sus consecuencias, madre sin igual para con todos sus hijos, corazón amoroso, pensamientos positivos y proactivos, amante de la naturaleza en toda su extensión, mente súper poderosa que no olvida nada.

Madre mía, escribo estas líneas con el más alto pensar en tí, por que fui privilegiado en tenerte como madre, donde tantos amaneceres me regalaste, donde tantas caricias recibir de tí madre mía.

Solamente Dios en nombre de su hijo Jesucristo puede saber mi sentir interior, después de tu partida, que aunque haciéndome o queriendo ser fuerte, los nubarrones y tormentas más allá del lejano cielo, donde se pueden sentir mis quejidos, solamente Dios lo sabe.

A pesar de que fue el viernes pasado, (29 de mayo del 2020) a las 8:50 pm, que falleció en el Hospital Salvador Bienvenido Gautier, he escrito estas líneas bajo los más sentimiento más que de dolor, de agradecimiento a mi Dios celestial vía su hijo Jesucristo, y digo con mis más altos sentimientos de agradecimientos, ya que, tener a mi madre por más de cien años, de vida con salud y una mente prodigiosa, es para agradecer a Dios.

Me siento conforme con mi Dios, y con los demás miembros de la familia que atendieron a mi madre, de la misma manera, por el gran amor, que todas sus hijas, sus nietos, biznietos y familiares cercanos le brindaron a mi madre Ana Luisa.

Paz a tu alma, madre mía… “Sólo te adelantaste, es un camino que tenemos que recorrer tarde o temprano”.

FUE SEPULTADA EN EL CEMENTERIO NACIONAL DE LA AVENIDA MÁXIMO GÓMEZ, DONDE RESIDEN EN SUS MORADAS FINAL, LOS MÁS GRANDES HOMBRES Y MUJERES QUE HA PARIDO LA PATRIA DE DUARTE, SÁNCHEZ, MELLA Y LUPERÓN.

Nacida : Viernes 26 de Julio, año 1918.
Fallecida : Viernes 29 de Mayo.
Hora : 8:35 P.M, del año 2020.

Laddy A. Cortorreal Estévez
9no. y único varón de Ana Luisa Estévez Cepeda.

 

 

 

 

Te podría interesar

Deja tu comentario