Un extraño avión iraní aterrizó en el norte de Venezuela


La aeronave de Mahan Air, aerolínea sancionada por Estados Unidos por sus vínculos con la Guardia Revolucionaria persa, arribó por la mañana a la península de Paraguaná

Un avión de Mahan Air, la segunda aerolínea más grande de Irán y una de las compañías sancionadas por varios países, despegó este miércoles de Teherán a las 8:51 am (hora local) y aterrizó en la península venezolana de Paraguaná a las 3:00 pm (hora de Caracas), según confirmaron sitios web de libre acceso de rastreos de vuelos.

La llegada de esta aeronave Airbus A340-642 a Paraguaná, estado de Falcón, resulta extraña especialmente porque forma parte de una aerolínea que fue sancionada por Estados Unidos, Alemania y Francia por brindar apoyo a la fuerza paramilitar Guardianes de la Revolución de Irán y ser acusada de transportar equipamiento militar a zonas en conflicto en Medio Oriente.

El pasado 8 de abril Mahan Air inauguró oficialmente sus vuelos directos entre Teherán y Caracas en una muestra de las estrechas relaciones entre Irán y Venezuela. Según la Organización de la Aviación Civil de la República Islámica, en ese avión que aterrizó en la capital venezolana viajó Mohsen Baharvand, un abogado y diplomático de 53 años que trabajó durante años defendiendo a los iraníes acusados de participar en el atentado contra la sede de la AMIA en Buenos Aires.

Por otro lado, es llamativo que el vuelo de este miércoles ocurra en un contexto donde muchos países han reducido el tráfico aéreo para evitar la propagación del coronavirus y que el avión no aterrizara en Caracas y, en cambio, llegara a Falcón, estado venezolano gobernado por la dirigente chavista Stella Lugo.

El clan de Falcón

Stella Lugo Betancourt forma parte de un clan familiar que gobernó por 17 años el estado Falcón, una región clave por su riqueza petrolera, turística y por su posición estratégica al ser frontera marítima con Aruba y Curazao.

Durante los últimos 20 años, miembros de la familia Montilla-Lugo han sido acusados de diversos casos de corrupción y en octubre de 2019 fueron señalados de estar vinculados a una organización criminal que traficaría drogas y oro a islas del Caribe.

La denuncia la hizo el pasado 29 de octubre el diputado venezolano José Luis Pirela, presidente de la Subcomisión de Lucha Antidroga, Antiterrorismo y Delincuencia Organizada de la Asamblea Nacional (AN), quien aseguró que Lugo estaría entregando concesiones a supuestos negocios turísticos en el archipiélago, que en realidad operan como una fachada de un esquema de narcotráfico y traslado de minerales.

El Cártel de Paraguaná

La península de Paraguaná se ha convertido en los últimos años en el lugar ideal para el narcotráfico, ya que se encuentra a 24 kilómetros de la isla de Aruba. “Hay pescadores y pobladores que viven de recoger los paquetes de droga en la playa, porque les pagan 500 dólares por paquete”, dijo una fuente a Infobae en noviembre de 2019.

A esa parte del estado Falcón se le reconoce en cualquier mapa por la enorme cabeza con un largo cuello que forma la Península de Paraguaná. El estrecho istmo tiene poco más de 30 kilómetros de largo, cubierto de dunas y arenas desde el Parque Médanos de Coro.

“Sale droga en grandes cantidades”, relató a Infobae una de las personas del pueblo, aún cuando los cuerpos de seguridad tienen tomadas varias comunidades. “El pueblo se está organizando, ya que varios pescadores están presos y han sido maltratados”, comentó un residente que pidió mantenerse en el anonimato. “Si saben quiénes hablamos, estamos muertos”, dijo.


La conexión Irán-Venezuela

Las potencias occidentales, con Estados Unidos a la cabeza, vienen denunciando desde hace años que la República Islámica ha aumentado su presencia e influencia en América Latina gracias al patrocinio de la dictadura chavista.

Estas relaciones datan desde los tiempos de Hugo Chávez, quien tuvo una relación cercana con el ex presidente persa Mahmud Ahmadinejad. Los dos establecieron una fuerte alianza estratégica. Además, hay denuncias que demuestran la relación del régimen venezolano con grupos terroristas como Hezbollah, que es patrocinado y financiado por Teherán.

Cuando el general iraní Qassem Soleimani murió en un ataque aéreo de EEUU el pasado 3 de enero, el gobierno interino de Juan Guaidó recordó los vínculos entre Nicolás Maduro y el jefe de las Fuerzas Quds. “No olvidamos que fue Nicolás Maduro como Canciller quien firmó los primeros acuerdos con Soleimani permitiendo que sus Fuerzas Quds incorporaran sus bancos sancionados y sus empresas en Venezuela”, señaló un comunicado difundido por el gobierno interino.

El Centro de Comunicación Nacional de Venezuela subrayó en la carta que el general iraní “encabezó una estructura criminal y terrorista en Irán que por años causó dolor a su pueblo y desestabilizó al Medio Oriente, al igual que Abu Mahdi al-Muhandis lo hizo con Hezbollah”.

 

Te podría interesar

Deja tu comentario