Las mascarillas no se desinfectan con alcohol, ni cloro, ni se usan indefinidamente. Cómo hacer una casera

EL MUNDO.- Las mascarillas para prevenir el contagio con el coronavirus escasean y si tienes una puedes reutilizarla desinfectándola frecuentemente hasta que consigas una nueva. Pero también puedes hacer una casera

Pese a las orientaciones de las autoridades sanitarias, que no aconsejan todavía su uso generalizado para prevenir el contagio con el coronavirus el sentido común hace que toda persona que tiene acceso a una mascarilla se la ponga, por su bien y el de los demás.

Pero las mascarillas no se pueden usar indefinidamente. La mayoría tienen un uso limitado o se debe reemplazar el material filtrante, pero la escasez ha hecho que los expertos busquen maneras de alargar su vida.

MÉTODOS PARA DESINFECTAR LAS MASCARILLAS N95 O FFP2
Los expertos de Stanford advierten de que se trata de consejos para una situación extraordinaria y que no ha sido posible determinar si mantienen completamente la capacidad de filtración.

Los dos métodos de desinfección recomendados son los siguientes:

Meter la mascarilla N95 en el horno a 70 grados durante 30 minutos.

Calentarla al vapor sobre agua hirviendo durante 10 minutos.

Es posible que después del proceso la mascarilla no ajuste como antes.

El estudio advierte que no deben desinfectarse las mascarillas con soluciones de alcohol o cloro porque pueden dañar las fibras filtrantes o retener gases dañinos. Tampoco es adecuado el microondas.


Si no tienes unas mascarilla, puedes hacerte una casera. La Universidad de Stanford avala algunas ideas (aunque su nivel de eficacia no esté probado):


Superpón 3 o 4 toallas de papel o papeles de cocina. La hoja interior puede ser un pañuelo de papel, más suave y absorbente. También puedes hacerlo con 3 o 4 capas de tela de algodón.
Asegúrate de que el tamaño podrá cubrir la boca y la nariz.
Pliega el conjunto en acordeón hasta que forme un fino rectángulo.
Anuda, grapa o pega gomas en los extremos.
Despliega el centro de la máscara hasta que pueda cubrir desde el mentón hasta por encima de la nariz.

El tiempo que puedes usar esta máscara casera depende del uso. Una regla es desecharla cuando se aprecie humedad o después de una o dos horas de uso. Si es de tela puedes lavarla.

Si tienes dificultades respiratorias, no es aconsejable llevar una de estas máscaras. Recuerda que debes acudir al médico, que te dará las instrucciones precisas.

 

Te podría interesar

Deja tu comentario