6 pasos para quitar manchas de tu piel con agua oxigenada

  • por . sábado 07 marzo 2020

 

Día a día nuestro cuerpo se expone demasiado y esto puede provocar ciertos daños. Entre los más notorios se encuentran la aparición de zonas oscurecidas o manchas. Una de las principales causas de esto es la constante exposición al sol, por algún desajuste hormonal en el embarazo, por el consumo de ciertos medicamentos, reacción a ciertos productos domésticos por una mala alimentación o déficit nutricional.

El método a realizar para desmanchar tu piel es bastante sencillo. A continuación te diremos como hacerlo en unos pasos muy sencillos para que sea otra de tus soluciones caseras, y segura para tu piel.

Haz un test de sensibilidad

Antes de aplicarte el tratamiento necesitas realizarte un test de sensibilidad. Ciertas personas presentan reacciones alérgicas al agua oxigenada o, sin tienen la piel muy sensible, pueden tener alguna irritación o quemaduras leves al entrar en contacto con la piel.

Para realizar este test, primero debes ubicar las áreas que deseas desmanchar. Si es en el cuerpo debes ubicar una gota en el antebrazo y observar como reacciona tu piel. Si lo que buscas es blanquear el rostro, debes aplicar una gota de agua oxigenada detrás de tu oreja.

Puede que notes picazón, dolor, irritación inmediata, etc. En este caso, enjuaga utilizando abundante agua tibia y evita aplicar el tratamiento. En caso de que tu piel no presente ningún efecto secundario, puedes continuar con el siguiente paso.

Limpia el área

Para iniciar el tratamiento debes limpiar bien el área que deseas aclarar. Para esto, debes utilizar agua tibia, jabón neutro y secar bien con una toalla sin friccionar, proporcionándote pequeñas palmadas para eliminar el exceso de agua.

Retirar las células muertas

Para retirar células muertas de la piel, debes realizarte una exfoliación suave. Te recomendamos que lo hagas de manera natural utilizando ingredientes que probablemente tengas en casa. Primero mezcla una cucharada de azúcar con dos de yogur natural, añadiendo una de avena. Aplica esta mezcla sobre la piel que quieras desmanchar proporcionando pequeños masajes circulares por 30 segundos. Después enjuaga utilizando abundante agua.

Blanquea la zona

Para equilibrar las tonalidades y blanquear la piel, empapa un trozo de algodón con mucha agua oxigenada. Aplica sobre la mancha directamente proporcionando pequeños golpecitos y manteniendo presión. Como la piel ya ha sido exfoliada, la idea es no realizar ninguna ficción con el algodón debido a que puedes dañar las células de la piel.

Debes realizar estos movimientos por algunos minutos. Si la mancha es grande, es decir más de 5 centímetros aproximadamente, debes empapar el algodón con más agua y seguir aplicando por otros minutos.

Para blanquear e hidratar el codo

Para esto puedes utilizar agua oxigenada con limón. Corta una pequeña rodaja de limón, añádele 2 gotas de agua oxigenada y frótala en el codo realizando movimientos circulares. Haz esto por aproximadamente dos minutos. No expongas tus codos al sol durante al menos 24 horas, pues de hacerlo estos volverán a mancharse.

Luego de haberte realizado el tratamiento no puedes cubrir la zona por 15 minutos, esto con el propósito de que el agua oxigenada actúe y penetre sobre la piel. Después enjuaga utilizando abundante agua tibia y seca con una toalla. Debes tener pendiente que no puedes friccionar la zona. Puede que al principio notes el área un poco enrojecida, pero esto es algo normal. Por el contrario, en caso de sentir dolor, picazón, ardor o notas inflamación, suspende el procedimiento de inmediato.

Después de haber realizado este tratamiento aplica suavemente alguna crema hidratante, la que normalmente usas.

Haz tu propia crema blanqueadora

Además de este tratamiento, también puedes hacer tu propia crema blanqueadora y aplicarte una fina capa antes de dormir. Para fabricarla, debes mezclar unas gotas de aceite de almendras, dos cucharadas de aceite de coco y una cucharadita de agua oxigenada. Con estos ingredientes formarás una pasta espesa y la conservaras dentro de un pequeño recipiente de vidrio que tenga tapa.

Este tratamiento debe realizarse como máximo dos veces por semana. Recuerda consultar un médico ante cualquier tratamiento o reacción adversa.

Fuente: Estilo con salud

Te podría interesar

Deja tu comentario