La incontinencia urinaria te puedes llevar a episodios incómodos


 


Tener incontinencia urinaria te puede llevar a vivir situaciones muy incómodas que, además, te averguencen, pero hay opciones para tratar esta condición de salud.

Este problema ocurre cuando no se puede evitar que la orina se escape desde la uretra, el conducto que la transporta fuera del cuerpo desde la vejiga. La edad, una intervención quirúrgica, el aumento de peso, trastornos neurológicos o el embarazo y el parto pueden ser causa de esta condición.

Un simple mentomento de risa entre amigos puede terminar en un desagradable accidente si hay incontinencia, lo mismo que episodios de tos fuerte, estornudos y esfuerzos físicos como los que se hacen con algunos ejercicios también pueden causar que la orina se escape.

Fortalece tu pelvis y evita "accidentes"

Aunque puede afectar a cualquiera, las mujeres a partir de la mediana edad están en riesgo de incontinencia, si han tenido partos vaginales, si fuman o tienen sobrepeso, pero hay tratamientos, afirma Emanuel C. Trabuco, uro-ginecólogo de la Clínica Mayo

"Trabajar con el fisioterapeuta es muy beneficioso si tienen un suelo pélvico débil", explica Trabuco en un boletín de la institución Trabuco. Señala que en caso de que la terapia o las opciones de venta libre no ayuden, la cirugía puede ser una opción; algunas implican la colocación de una malla, otras no.

Una alternativa menos invasiva es el cabestrillo mediouretral, que funciona para el 80% a 85% de las mujeres con incontinencia.

Tu médico es quien mejor puede orientarte sobre cuál de estas alternativas va mejor con tus características.

"Hay opciones quirúrgicas y no quirúrgicas a las que podemos recurrir para tratar una afección que es muy molesta y afecta la calidad de vida", afirma Trabuco.

Algunos cuidados

Cuando se tiene incontinencia urinaria se debe cuidar la piel que está alrededor de la uretra. Estas medidas te pueden ayudar:

Limpia el área alrededor de la uretra inmediatamente después de orinar para evitar que se irrite. Esta medida puede ayudar a prevenir infecciones.

Usa un limpiador cutáneo especial para personas con incontinencia (tu médico te puede hacer recomendaciones de marcas). Recuerda no usarlo en exceso para evitar resequedad.

Al momento del baño, usa agua caliente y lava suavemente. Nunca restriegues la piel.

Después del baño usa un humectante y una crema protectora, lociones que evitarán que la orina penetre en la piel y suelen estar hechas a base de vaselina, óxido de cinc, mantequilla de cacao, caolín, lanolina o parafin

 

Te podría interesar

Deja tu comentario