El Metro de Santo Domingo


Cuando fueron iniciados los trabajos de construcción del Metro de Santo Domingo, una fuerte oposición se levantó contra la obra que, hoy se considera una gran necesidad ante el desorden en que se desenvuelve el tránsito en el Distrito Nacional y la provincia Santo Domingo.

El uso masivo de este servicio que incluye economía de tiempo y dinero para los usuarios, así como un muy elevado nivel de seguridad, por la carencia de accidentes, ha obligado a callar a quienes visceralmente se negaban a aceptarlo.

Esta obra de desarrollo urbano y de progreso se complementa con nuevos proyectos similares y con la ampliación del radio de acción del sistema de teleférico, que disminuyen considerablemente la agonía del ciudadano de a pie y de aquellos que necesitan estar de un lado a otro cada día, aun teniendo transporte propio.

Sin embargo, ningún bien es perdurable y nada dura para siempre, pero la conciencia y la valoración pueden ayudar a que servicios tan importantes no sean afectados por el populismo, el descuido, la delincuencia y la lujuria oficial o privada.

Para nadie es un secreto, que ya las dos líneas creadas y los vagones adquiridos para dar el servicio están resultando insuficientes tan solo en el desplazamiento de Este a Oeste y de Norte a Sur. Es preciso construir nuevas rutas que enlacen a nuevos barrios y hasta localidades, para, al compás del desarrollo, tengamos un servicio, moderno, efectivo y útil.

Aunque debemos advertir siempre sobre las ventajosas comisiones y sus efectos negativos, hay que certificar, que este servicio de transporte debe ser ampliado y preservado más allá del interés político partidario y, por encima de las apetencias de empresarios en cuyos ojos solo brilla el dinero.

Conectar a Santo Domingo con San Cristóbal, Monte Plata, Villa Altagracia y San Pedro de Macorís, para estas comunidades sigan las sendas del desarrollo y el turismo pueda contar con una plataforma atractiva, ciudades limpias, seguras y con mayores niveles de civismo.

Te podría interesar

Deja tu comentario