La glándulas de Bartolino (bartolinitis) ayudan a lubricar la vagina: Síntomas y remedios


Las glándulas de Bartolino se encuentran a cada lado de la abertura vaginal. Estas glándulas secretan el fluido que ayuda a lubricar la vagina.

A veces, las aberturas de estas glándulas se obstruyen, haciendo que el líquido suba hacia la glándula. El resultado es una inflamación relativamente indolora, llamada bartolinitis.

A veces, el líquido dentro del quiste de Bartolino puede infectarse, lo que resulta en un absceso de Bartolino.

La bartolinitis es la infección más frecuente de la región vulvar. El dos por ciento de las mujeres desarrollarán un quiste o absceso de la glándula de Bartolino durante su vida.

Esquema de la glándula de Bartolino izquierda inflamada

Bartolinitis: síntomas

La mayoría de los quistes de Bartolino no causan ningún síntoma: si el quiste es pequeño y no se produce infección, es posible que no lo note, pero si si crece, se puede sentir la presencia de un bulto cerca de la abertura vaginal. Aunque un quiste suele ser indoloro, a veces puede molesto.

Un quiste de Bartolino puede crecer desde el tamaño de un guisante hasta el tamaño de un huevo (entre 1 y 4 cm). Si se infecta – una infección puede ocurrir en cuestión de días – puede experimentar estos signos y síntomas:

Bulto doloroso cerca de la abertura de la vagina

Dolor al caminar, sentarse 1 o durante el coito (dispareunia). 2
Fiebre. Un absceso puede causar una alta temperatura de 38°C o superior.
Un quiste o absceso normalmente se produce sólo en un lado de la abertura vaginal (unilateral).

Cuándo consultar a un médico

Consulte a su médico de cabecera si tiene un bulto doloroso cerca de la abertura vaginal que no mejora después de dos o tres días de cuidados personales, como por ejemplo, remojar el área en agua tibia. Si el dolor es severo, llame a su médico de inmediato para que pueda confirmar el diagnóstico y descartar enfermedades más graves.

Si tiene un bulto cerca de su abertura vaginal y es mayor de 40 años, consulte a su médico de inmediato. Aunque es raro, puede ser un signo de un problema más grave, como un tipo de cáncer de vulva, el cáncer de la glándula de Bartolino.

Para un pequeño quiste de Bartolino que no es demasiado doloroso, puede ser suficiente realizar baños de asiento. Estos baños pueden ayudar a que un pequeño quiste infectada se rompa y drene por sí solo.

El método más simple es sentarse en la bañera con unos cuantos centímetros de agua tibia. El agua no debe ser tan caliente como para quemar la piel, pero debe ser bastante caliente. Estos baños de agua deben hacerse durante 10 a 15 minutos, 3 o 4 veces al día. Este tratamiento es con frecuencia todo lo que se necesita para los quistes de Bartolino.

Los medicamentos para el dolor, como paracetamol o el ibuprofeno pueden ayudar a sentirse más comodo. Las compresas calientes pueden acelerar la curación.

Tratamiento médico
Sin embargo, un absceso suele requerir drenaje quirúrgico y los quistes recurrentes precisan realizar un procedimiento quirúrgico llamado marsupialización.

Consejos después de la cirugía

Después de procedimientos quirúrgicos para tratar un quiste o un absceso infectado, un remojo en agua caliente es particularmente importante. Los baños ayudan a mantener el área limpia, aliviar las molestias y favorecer el drenaje eficaz del quiste. Los analgésicos también pueden ser útiles.

Después de la aprobación de su médico, podrá reanudar sus actividades normales, incluyendo el sexo, dependiendo de su nivel de confort.

Bartolinitis: prevención

No hay manera de prevenir la bartolinitis. Sin embargo, la práctica del sexo seguro y mantener buenos hábitos de higiene pueden ayudar a prevenir que un quiste se infecte y se forme un absceso.

Muchas bacterias pueden causar infección, incluyendo bacterias comunes como el E. Coli, así como las bacterias que causan las infecciones de transmisión sexual tales como la gonorrea y clamidia. Puede protegerse contra estas infecciones mediante la práctica de sexo seguro. Hay varias maneras de evitar o reducir el riesgo de enfermedades de transmisión sexual (ETS):

Abstinencia. La manera más eficaz de evitar ETS es abstenerse de tener relaciones sexuales.

Uso del condón. Utilice un condón nuevo para cada acto sexual, ya sea oral, vaginal o anal.
Tener un mínimo número de parejas sexuales. Otra manera fiable de evitar las ETS  es permanecer en una relación duradera, mutuamente monógama con una pareja que no esté infectada.

No compartir juguetes sexuales.

Hacer chequeos regulares para las enfermedades de transmisión sexual (ETS). Evite el coito vaginal y anal con parejas nuevas hasta que ambos se han realizado pruebas para las ETS.

 

Te podría interesar

Deja tu comentario