Sacerdotes: La Justicia dominicana está "secuestrada y encubre a los políticos corruptos"

Sacerdotes arremeten contra quienes quieren quedarse en el Poder "pisoteando una vez una vez más la Constitución"
 

Los religiosos expresaron que pareciera que por el momento la justicia dominicana está administrada por aquellos que pretenden que la corrupción quede impune.

Santo Domingo, RD.- La Iglesia católica lanzó duras críticas, durante la lectura del Sermón de las Siete Palabras, a los que pretenden perpetuarse en el Poder, aunque para lograrlo “haya que pisotear una vez más” la Constitución.

El sacerdote José Alberto Vargas, a cargo de la primera palabra “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”, pidió perdonar, a nombre de la Iglesia, a las personas que ponen sus intereses personales por encima del bien social.

“Aquellos que haciendo uso de ‘el fin justifica los medios’ pretenden, con intenciones mezquinas, perpetuarse en sus cargos sin importar que para lograrlo haya que pisotear una vez más nuestra Carta Magna”, señaló, en alusión a la promoción por parte de algunos funcionarios y legisladores de una eventual reelección presidencial.

También pidió perdonar a los que “destruyen más nuestra institucionalidad, olvidando que un país sin institucionalidad nunca avanzará” y “aquellos que no se inmutan ante el dolor alejo y que prefieren grabar con un celular antes que ayudar”, así como a los que “que venden sus votos”.

A su turno, el sacerdote José Ramírez, cuestionó la Justicia dominicana, la cual, a su juicio, está “secuestrada” y encubre a los políticos corruptos.

Ramírez se sumó a las declaraciones ofrecidas esta semana por el arzobispo de Santo Domingo, monseñor Francisco Osoria, quien afirmó que el país se encamina a una dictadura.

Tras el sermón, leído durante una misa en la Catedral de la capital, el portavoz de la Presidencia, Roberto Rodríguez Marchena, publicó en su cuenta de Twiiter una información que da cuenta de una reducción de los seguidores de las iglesias.

 

Te podría interesar

Deja tu comentario