¿Por qué Luis Abinader sube?


El economista y líder político Luis Abinader informó anteayer que según sus encuestas de trabajo, si las elecciones de mayo 2020 fueran hoy, él superaría por más de 12 puntos porcentuales a quien ostente la nominación presidencial del PLD.

¿Cuáles factores podrían estar operando para que Luis Abinader se proyecte desde ahora como el próximo presidente de la República, pese a que vivimos bajo una burbuja mediática que pretende envolver al pueblo en la idea de que está condenado a vivir bajo el agotado modelo de gobierno del PLD?

Dedico este artículo a una primera y poderosa razón del fenómeno.

Suelo identificarme como un veterano militante de la lucha democrática de nuestro pueblo porque una buena tarde de 1966 salí –cual Forrest Gump– corriendo atrás de Juan Bó y su mensaje de redención social, y aún no paro de correr.

Desde entonces tuve una modesta trayectoria que me permitió observar desde butacas de primera fila cómo nuestro sistema de partidos se erosionaba y deterioraba.

Una camada de altos dirigentes que sustituyeron los liderazgos de Bosch y Peña, en la casi absoluta mayoría trastocaron burdamente o negociaron sutilmente los principios de redención social y fortalecimiento de las instituciones democráticas por el amasamiento de capitales o riquezas.

Mientras, las dirigencias zonales, del PRD, o intermedias, del PLD, buscaban sobrevivir rentando sus organismos a los candidatos de arriba y boroneando las chiripas que les sobraban a los varones de la política desde el gobierno, el Congreso y los ayuntamientos.

Al final tenemos unas élites políticas y sus dirigencias medias desvinculadas y desconectadas de las aspiraciones populares que expresa el alto porcentaje de dominicanos que según las encuestas aborrecen a los políticos.

Es en este momento que, poseedor de una trayectoria familiar y personal íntegra, de entrega al trabajo honesto, Luis Abinader emerge ante el pueblo como un estadista cuyo quehacer está cimentado en propuestas de solución a los principales problemas de la gente, estableciendo las fuentes de financiamiento, iniciativas técnicas y legales para resolverlos.

Y en otro aspecto estableciendo métodos de contacto directo cara a cara con la gente, escuchándola e intercambiando propuestas, sintonizando ajustes, en una rica interacción que ha cambiado la comunicación y la relación política entre su liderazgo y los ciudadanos.

Tan efectivo ha sido el método que incluso figuras como el doctor Leonel Fernández no ha tenido empacho en imitar la innovadora forma de hacer política, pues mientras el aspirante presidencial del PRM inauguró hace tiempo el programa Luis Escucha a la Gente, Leonel lo imita anunciando Leonel Escucha a X Comunidad, sin tener la “originalidad” de sustituir el verbo escuchar, y en otros aspectos.

El establecer una relación franca y honesta, conversando cara a cara con la gente, discutiendo y afinando la solución a sus problemas, sin tanto allante, bulto y movimiento de la vieja escuela política, es un factor que, entre otros, explica por qué Luis sube y los otros se empantanan.

Sobre esos otros aspectos volveremos.

Te podría interesar

Deja tu comentario