Nacimiento de mono es un paso para salvar la fertilidad de los niños con cáncer


Científicos están cerca de una forma de ayudar a los niños pequeños que se someten a tratamientos contra el cáncer a preservar su fertilidad futura y la prueba es el primer mono nacido de la tecnología experimental.

Cada vez más personas sobreviven al cáncer infantil, pero solo 1 de 3 puede desarrollar infertilidad por la quimioterapia o radiación que ayudó a salvar su vida.

Cuando jóvenes adultos son diagnosticados con cáncer, ellos pueden congelar el esperma, los óvulos o los embriones antes del tratamiento. Pero los niños diagnosticados antes de la pubertad no pueden hacer, debido a que ellos no producen aún óvulos maduros o espermatozoides.

“Los problemas de fertilidad de los niños con cáncer fueron ignorados” por años, dijo el científico reproductivo de la Universidad de Pittsburgh, Kyle Orwing. “Miles de nosotros soñamos con creer y tener nuestras propias familias. Esperamos que nuestra investigación ayude a estos jóvenes pacientes a hacer eso.

El equipo de Orwig reportó un avance clave el jueves: primero, congelaron un poco de tejido testicular de un mono que aún no había alcanzado la pubertad. Más tarde, lo utilizaron para producir esperma que, a través de una versión de FIV de mono, llevó al nacimiento de un mono hembra sano llamado Grady.

La técnica funcionó lo suficientemente bien como para que las pruebas en humanos comenzaran en los próximos años, dijo Orwig.

"Es un gran paso adelante" que debería dar esperanza a las familias, dijo Susan Taymans, del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano, que ayudó a financiar la investigación publicada en la revista Science. "No es como la ciencia ficción. Es algo que parece bastante alcanzable".

El Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh y un puñado de otros hospitales ya congelan tejido testicular inmaduro de pacientes jóvenes con cáncer, con la esperanza de saber cómo usarlo una vez que hayan crecido y estén listos para tener sus propios hijos.

Los niños nacen con células madre dentro de pequeños tubos en los testículos, células que comienzan a producir esperma después de la sacudida de testosterona de la pubertad. El objetivo de Orwig: mantener a las células madre productoras de espermatozoides a salvo del tratamiento del cáncer al congelar pequeños trozos de tejido testicular y usarlos para restaurar la fertilidad en el futuro.

¿Cómo? Entra en la investigación del mono.

El equipo de Orwig congeló el tejido de monos machos jóvenes y luego los esterilizó. Una vez que los monos se acercaban a la pubertad, los investigadores descongelaron esas muestras de tejido y las devolvieron al animal original, implantándolas justo debajo de la piel.

"No lo estamos conectando a la tubería normal", advirtió Orwig.

Fuente: Panorama.com

 

Te podría interesar

Deja tu comentario