Lo que se espera para 2019


El 2019 promete ser un año muy activo en términos económico, político, migratorio, social y en lo judicial, como secuela de los acontecimientos que bordearon el 2018, incluyendo los grandes eventos signados por la corrupción administrativa y la inseguridad ciudadana.

El ciudadano común ahora aboga como nunca, porque se produzcan cambios reales en el país, comenzando por un manejo más pulcro, participativo y equilibrado de los bienes del Estado, la aplicación justa de las leyes, decretos y resoluciones para disminuir los grandes daños que causan los privilegios y el favoritismo partidario.

Todo dominicano quiere un país con democracia genuina, de respeto a las normas legales y constitucionales y porque la alternabilidad en la cosa pública sea una realidad para bajar los niveles de corrupción, de apropiación de los derechos sociales y confiscación de la dignidad, como ahora ocurre en muchos casos.

El ciudadano dominicano alberga la esperanza de poder disfrutar de un 2019 con menos injerencia foránea, con más decisión en la autoridad pública, menos desatinos, sin tanta delincuencia, el cese de la corrupción y con paz social.

Los relevos políticos y generacionales deben comenzar a llegar, porque hay políticos que se han perpetuado en los puestos administrativos, judiciales, congresuales y militares, sin permitir que los nuevos valores puedan aportar en favor de la sociedad que, tanto lo necesita y reclama. El país es de todos y no de un grupo que siempre lo quiere todo.

El 2019, desde ya recibe una gran carga matizada por los grandes anhelos de los dominicanos que han tenido pocas oportunidades de vivir en paz, de protegidos por los gobiernos que se han sucedido y de respeto a sus intereses nacionales.

Ha llegado la hora de unir fuerzas para orar y pedir al Altísimo, para tomar acciones sociales ejemplarizadoras y para entender que si no asumimos nuestro rol como ciudadanos dominicanos, no está lejano el día de que nos quedemos sin patria. ¡Despertemos!

Te podría interesar

Deja tu comentario