Los cambios a que aspiro

Política y Algo Más

Tenemos que el concepto cambio denota la acción o transición de un estado inicial a otro diferente, según se refiera a un individuo, objeto o situación. También puede referirse a la acción de sustituir o reemplazar algo.

La dialéctica es un proceso que explica que todos los fenómenos están en constante cambio, en constante movimiento, es decir, que nada permanece estático. Todo fenómeno está siempre en constante transformación, producto de la interacción de los opuestos, Proceso tanto metafísico como dialectico.

Me cuento en entre los ciudadanos que queriamos un cambio real en la forma de conducir y gobernar el país, pues yo en particular ya estaba cansado de tantas barbaridades, latrocinios, delincuencias y corrupción.

Los teóricos han dicho que un cambio político es toda transformación que acontece al sistema político y a sus componentes, donde se puede establecer una comparación entre un estado precedente y otro sucesivo del sistema, que afectan a todo un constructor social. Puede realizarse de forma pacífica o violenta dependiendo del caso

También, la palabra cambio denota la acción o transición de un estado inicial a otro diferente, según se refiera a un individuo, objeto o situación. También puede referirse a la acción de sustituir o reemplazar algo.

Algunos sinónimos que se pueden asociar a la palabra cambio son: reemplazo, permuta, cambalache, trueque, mudanza, transformación, variación, modificación, entre otros.

Así tenemos que el cambio social se refiere a cualquier tipo de transformación cultural, político, institucional o económico que afecte la relación de las personas en diversos aspectos sociales.También se suele emplear para referirse a la necesidad de cambio en una estructura social, la cual puede implicar un cambio de valores, jerarquías o leyes, entre otros.

En nuestro país queríamos y queremos un cambio en la forma de conducir y gobernar nuestro país. Como sabemos el Partido de Liberación Dominicana instauró un modelo político centralista y clientelista, en lo económico basado en déficits fiscales financiados por deuda pública y por un control del sistema judicial por parte del gobierno. Desde el 2004 cada año se ha venido debilitando el sistema democrático, acompañado de altísimos niveles de corrupción impune, pérdidas de valores, delincuencia y amplia actividad del narcotráfico.

Como nación nos sentíamos muy saturado por la ausencia de la más mínima transparencia, la corrupción, el grave deterioro fiscal y abuso del endeudamiento, los altos niveles de desempleo, pobreza y desigualdad, se adueñaron del país.

Me parece que este pésimo modelo instaurado por el PLD pronto se agotó y se hizo imprescindible cambiar dicho modelo político, económico y judicial, e implementar amplias reformas estructurales para emrrumbar el país por nuevos senderos.

De ahí que desde antes de las elecciones hemos venido pensando en la necesidad de cambiar para poder a fortalecer la democracia, con instituciones públicas más eficientes, transparentes y con una profunda reducción de la corrupción.

Es precisamente lo que siempre hemos querido, cero tolerancia con la corrupción, descentralización de la administración y las finanzas del Estado, reformar y achicar el gobierno hipertrofiado de duplicaciones de instituciones y consejos, vía fusiones, cierres y traslados.

En los gobiernos del PLD hubo botellistas, botellas, botellones y super botellas, dobles y triples sueldos, un clientelismo altísimo, aumento de las nóminas y gastos en bienes.

Pero un cambio también implica modificar el modelo de la Justicia y las Altas Cortes del país, porque su dependencia de la política y la consecuente impunidad es absoluta y es una de las lacras más dañinas de la sociedad

Siempre he añorado la ejecución de políticas públicas que en base a un aumento del gasto social del Estado garanticen como áreas prioritarias: el acceso universal a sistemas educativos y de salud de calidad y a la seguridad social; la alimentación y agua potable para la población; transporte seguro, vivienda digna, salarios decentes.

Lo repito, si se pueden eliminar las botellas, los grandes sueldos, los dobles y los triples sueldos, las famosas comisiones y el robo del erario, entonces podrìa decir que esos son los cambios a que aspiro por ahora.

Te podría interesar

Deja tu comentario