Donald Trump, sobre disturbios en Minneapolis: “Cuando comienza el saqueo, comienza el tiroteo

  • por AP viernes 29 mayo 2020

 

 

 

Police officers face protesters after a white police officer was caught on a bystander's video pressing his knee into the neck of African-American man George Floyd, who later died at a hospital, in St. Paul, Minnesota, U.S. May 28, 2020. REUTERS/Adam Bettcher

El presidente Donald Trump llamó el viernes a los manifestantes en Minneapolis “matones” y dijo que “cuando comienza el saqueo, comienza el tiroteo”, generando poco después otra advertencia de Twitter por su retórica.

Trump tuiteó después de que los manifestantes, indignados por la muerte de un hombre negro bajo custodia de un oficial que le aplastaba su cuello con la rodilla, incendió una estación de policía.

El lenguaje de Trump se volvió más agresivo a medida que la violencia estalló en Minneapolis el jueves por la noche: “Estos matones están deshonrando la memoria de George Floyd, y no dejaré que eso suceda”, tuiteó. “Solo hablé con el gobernador Tim Walz y le dije que el ejército está con él todo el tiempo. Cualquier dificultad y asumiremos el control pero, cuando comience el saqueo, comenzará el tiroteo. ¡Gracias!"

Una captura de pantalla de un tweet del Presidente de los Estados Unidos Donald Trump publicado el 29 de mayo de 2020. Twitter/@realDonaldTrump vía REUTERS

Twitter agregó una advertencia al tuit de Trump sobre las protestas de Minneapolis, diciendo que violaba las reglas de la plataforma sobre “glorificar la violencia”. A principios de esta semana, aplicó verificaciones de hechos a dos de sus tweets sobre boletas por correo.

Más temprano, Trump había lamentado la muerte de Floyd a manos de la policía: “Me siento muy, muy mal. Es muy impactante”. El presidente de los Estados Unidos se refería al video en el que George Floyd pierde la vida al ser reducido por un policía, que aplasta su cuello con su rodilla tras reducirlo y mientras los tiene esposado y boca abajo sobre el asfalto.

Pero el tono de Trump cambió a medida que se reiniciaron las manifestaciones. Algunos activistas dudan de que haya cambiado de opinión repentinamente sobre el tema de la brutalidad policial y en cambio ven los cálculos políticos del año electoral: “Este es el primer caso teñido de raza que le escuché hablar” como presidente, dijo el reverendo Al Sharpton, un activista de derechos civiles y crítico de Trump que conoce al presidente desde hace décadas. “Por lo tanto, no puede molestarse cuando la gente siente que son palabras vacías porque está muy fuera de lugar”.

Trump ha guardado silencio sobre una serie de asesinatos de alto perfil relacionados con la policía, incluido el de Stephon Clark, un afroamericano baleado por la policía de Sacramento, California, en 2018.

“Esto es algo que es un asunto local y es algo que creemos que debe dejarse en manos de las autoridades locales”, dijo entonces la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders.

 

Trump nunca ha abordado la muerte en 2014 de Eric Garner, muerto un estrangulamiento provocado por un policía que intentaba arrestarlo por vender cigarrillos sueltos. El video fue visto millones de veces en línea, y las últimas palabras de Garner, “No puedo respirar”, se convirtieron en un grito de guerra para el movimiento Black Lives Matter (Las vidas de los negros importan). Sin embargo, Trump ha invocado esas palabras en varias ocasiones para burlarse de sus rivales políticos, incluso llevándose las manos al cuello para lograr un efecto dramático.

Trump tiene una larga historia de involucrarse en casos racialmente sensibles. En 1989, sacó anuncios de periódicos de página completa que pedían la pena de muerte para los Cinco de Central Park, cinco jóvenes de color que fueron condenados injustamente por un brutal asalto a un corredor. Trump nunca se disculpó, y le dijo a los periodistas: “Hay personas en ambos lados de eso”.

Trump también pasó años criticando al mariscal de campo de la NFL, Colin Kaepernick, por arrodillarse durante el himno nacional para protestar contra la injusticia racial y la brutalidad policial. E incluso parece abogar por el trato más rudo de las personas bajo custodia policial, hablando despectivamente de la práctica policial de proteger las cabezas de los sospechosos esposados mientras los colocan en patrullas.

 

Pero el tono de Trump ha cambiado en las últimas semanas, ya que ha expresado repetidamente su consternación por las imágenes del asesinato de Ahmaud Arbery, el hombre negro de 25 años asesinado a tiros en febrero en Georgia mientras trotaba: “Sabes, mi corazón está con los padres, la familia y los amigos”, dijo a los periodistas este mes. “Es algo desgarrador”.

El presidente dejó abierta la posibilidad de alguna otra explicación, diciendo: “Podría ser algo que no vimos en el video”.

Trump y sus aliados han sido aún más claros sobre la muerte de Floyd, a quien se puede escuchar y ver en una cinta suplicando que no podía respirar antes de dejar de hablar y moverse lentamente.

Trump “estaba muy molesto cuando vio ese video”, dijo el jueves la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany: “Quiere que se haga justicia”.

 

Te podría interesar

Deja tu comentario