Cómo tener una piel radiante: Los mejores consejos


Para conseguir una piel radiante y joven es necesario mantener una rutina de cuidado básica y elegir productos acordes a las necesidades de nuestra piel. ¿Cuáles son las mejores opciones? Aquí lo detallamos.

Tener una piel radiante es sinónimo de bienestar. La piel es el órgano más grande del cuerpo y, a su vez, uno de los más importantes. Más allá de lo estético, funciona como barrera protectora contra agentes externos, filtrando lo que resulta dañino para el organismo y tomando lo bueno.

Entre otras cosas, interviene en la síntesis de vitamina D, ayuda a regular la temperatura corporal y contribuye a eliminar sustancias nocivas que pueden afectar la salud. El problema es que está expuesta de forma continua a factores que pueden deteriorarla, como el sol, la contaminación, los malos hábitos alimentarios, el cigarrillo, etcétera.

Por todo esto, tenemos la necesidad de aplicarle una serie de cuidados básicos, además de productos cosméticos que nos permiten nutrirla, hidratarla y darle un aspecto saludable. ¿Quieres conocer los secretos para tener una piel radiante? A continuación, los repasamos en detalle.

Consejos para tener una piel radiante
No existe una fórmula única para tener una piel radiante. Debido a los muchos factores que pueden afectarla, debemos poner en práctica varios hábitos que nos ayudan a protegerla ante los agentes agresores. Además, podemos tener en cuenta una serie de productos para su cuidado que, sin duda, son el mejor complemento.

Adoptar una alimentación saludable
La alimentación desempeña un papel muy importante en la salud de la piel. De acuerdo con información en Skin Therapy Letter, ciertos nutrientes, alimentos o patrones dietéticos pueden ser detonantes de enfermedades cutáneas, mientras que otros resultan beneficiosos.

En este sentido, asegurar una ingesta adecuada de micro y macronutrientes esenciales puede contribuir a prevenir ciertas afecciones y signos prematuros del envejecimiento. Además, nos ayuda a mantener la dermis con un aspecto sano e hidratado.

Por eso, en general, nuestra dieta debe incluir:
Gran cantidad de frutas y vegetales.
Cereales integrales.
Legumbres
Frutos secos y semillas.
Carnes magras y pescados.
Agua y bebidas saludables.

Asimismo, es conveniente evitar:
Productos de bollería industrial.
Dulces y azúcares agregados.
Embutidos y productos ultraprocesados.

Proteger la piel del sol
La exposición al sol es uno de los factores que puede comprometer la salud de nuestra piel. La radiación ultravioleta (UV) puede causar efectos dañinos como el fotoenvejecimiento, que suele manifestarse a través de arrugas, manchas y flacidez. Además, también está relacionada con un mayor riesgo de cáncer de piel.

Por ello, si nuestro objetivo es mantener una piel radiante y sana, debemos incluir en nuestra rutina de belleza diaria el uso de protector solar. Como lo destacan en Advances in Experimental Medicine and Biology, los protectores solares son eficaces en la prevención de quemaduras solares y esenciales para la prevención del envejecimiento y cáncer de piel.

Entonces, lo ideal es que los usemos hasta en los días nublados o de invierno. Además, podemos complementar su uso con otros cuidados básicos como usar gafas de sol, sombreros y prendas que permitan proteger la piel ante el impacto directo del sol.

Mantener una rutina de limpieza
Adoptar una rutina de limpieza diaria implica lavar el rostro con productos específicos para nuestro tipo de piel y, sobre todo, desmaquillarnos antes de ir a la cama. Durante el día, la piel tiene contacto con suciedad y toxinas que, aunque en principio no lo notamos, le van causando deterioro.

Además, los residuos de maquillaje pueden obstruir sus poros e incidir en la aparición de imperfecciones. Por ello, lo ideal es limpiarla dos veces al día -en la mañana y en la noche-, y emplear productos exfoliantes una o dos veces a la semana.

Dormir bien
Descansar y dormir bien también es esencial cuando buscamos mantener la piel radiante. De hecho, la investigación respalda el vínculo entre una mala calidad de sueño, signos aumentados del envejecimiento y disminución de la función de barrea cutánea. Así pues, para promover la salud de nuestra piel, debemos procurar dormir entre 7 y 8 horas diarias.

Los mejores consejos para tener una piel radiante

Evitar los malos hábitos
Tanto el tabaquismo como el consumo excesivo de alcohol puede afectar la apariencia de la piel. No solo hacen que luzca opaca y seca, sino que inciden en su deterioro prematuro. Entonces, si queremos evitar esto, debemos alejarnos de estos malos hábitos.

¿Lista para lucir una piel radiante y saludable? Empieza ahora mismo a aplicar todos estos consejos y anímate a probar los productos recomendados para su cuidado. Verás que no es imposible combatir esos agentes que afectan la apariencia y salud de nuestro rostro.

Te podría interesar

Deja tu comentario