Maritza Antonia Mendoza Rojas, fue la dominicana encontrada muerta en un parqueo en Florida

NUEVA YORK.- Una dominicana oriunda de Santiago, que llevaba 44 años en Estados Unidos y cuyos familiares habían denunciado en esta ciudad su desaparición desde el pasado 29 de agosto, fue hallada muerta en el interior de su jeepeta, estacionada en un parqueo en Orange County, Orlando, en el estado de Florida.

La señora Maritza Antonia Mendoza Rojas, de 67 años de edad, dejó una carta manuscrita diciendo que se suicidaría, según dijo su hermana Norka Mendoza Rojas, pero las autoridades policiales de Orange County aún investigan el caso para tener la seguridad si se trató de un suicidio o un crimen.


Maritza vivía hace 12 años en la casa de Patricia D. Pichardo y Nelson Pichardo, quienes se habían mudado recientemente a otra vivienda en el estado de Florida y les ofrecía servicios domésticos, de acuerdo a lo explicado por Norka, residente en el condado de Manhattan, en esta ciudad.

La mujer cuyo cadáver fue encontrado por las autoridades que recibieron información sobre el vehículo estacionado en el lobby del parqueo de una tienda en Orange County, Orlando, es hija de los esposos Antonio Mendoza e Icelsa Rojas de Mendoza y había emigrado a los Estados Unidos en el año 1975 desde el sector Marilópez, ubicado en la zona sur de la ciudad de Santiago. A su llegada a EE. UU. vivió durante varios años en el apartamento de su hermana en Manhattan.

En una grabación captada por una cámara instalada en un inmueble y que fue mostrada por las autoridades policiales a su hermana Norka, se observa cuando Maritza arrojó en un zafacón su teléfono celular y posteriormente abordó su jeepeta para dirigirse con destino desconocido.

Sus familiares dijeron que resulta extraño que el cuerpo sin vida de Maritza haya sido hallado en un parqueo después de más de un mes de haber sido reportada su desaparición.

Debido al tiempo del fallecimiento de Maritza Antonia Mendoza Rojas, fue necesario realizar un estudio genético con su hermana Norka mediante la investigación de marcadores de ADN nuclear a través de un destacamento policial de Manhattan donde ésta se tomó las pruebas que fueron enviadas a las autoridades encargadas de investigar el caso de la desaparición en Orange County, Orlando, Florida.

Los familiares de la occisa cremarán los restos para trasladarlos a Santiago, República Dominicana para los fines de lugar.

Te podría interesar

Deja tu comentario