No te confundas, si te controla mucho no es amor


Sientes que tu relación es tan frágil que cualquier cosa puede terminar en una discusión sin sentido y piensas que debes medir cada uno de tus pasos por miedo a que el más mínimo detalle pueda enfadar a tu novio.

Es posible que te encuentres en una relación con un hombre controlador y no sepas cómo identificarlo. Para saber si te encuentras atrapada en una relación en la que no puedes ser tu misma y te sientes controlada, primero tienes que analizar los momentos que te hacen sentir así.

Puede resultar difícil de entender por qué te está pasando esto a ti, ya que te consideras una mujer capaz de salir adelante sola, así que te exponemos algunos signos para que puedas identificar tu relación y alejarte de ahí si es necesario.

Siempre quiere saber dónde estás. Los hombres controladores no soportan la idea de no saber dónde estás o que estás haciendo. Esto incluye no dejarte salir el fin de semana con tus amigas y te presiona para que te quedes siempre con él.

Es celoso. Se enfada cuando estás con tus amigas o cuando mencionas a un hombre que no sea él. Necesitas ponerle fin, porque estas actitudes no se acaban. Te exige ver tu teléfono celular para saber con quién te escribes y a quién le llamas.

Tiene una rutina estricta. Generalmente son hombres muy rígidos con su rutina, hacen todo y quieren que tú hagas todo siguiendo horarios específicos.

No tienes libertad para moverte y sorprenderlo con una cena no planeada y esto hace que la relación se vuelva monótona. Todo tiene que estar organizado, desde lo que comen, a dónde van, lo que compran.

Todos los planes tienen que pasar por su revisión y llega un momento en que no eres capaz de decidir por ti misma lo que más te conviene y te hace feliz.

Es quien más te critica y cree saberlo todo. Los hombres controladores necesitan hacer sentir mal a los demás para sentirse bien con ellos mismos. No valoran tus éxitos, critican todas tus decisiones y hasta tu manera de hablar o de vestir.

Creen que su opinión es lo único que cuenta y aunque desconozcan del tema, siempre tienen algo que decir y no aceptan comentarios al respecto.

Es demasiado atento. Hay una delgada línea entre querer ser atento y querer controlar cada uno de tus pasos sin que tengas libertad para elegir qué hacer y hacia dónde moverte. Si te llama constantemente para ‘saludarte’, tal vez es momento de que pienses que es otra estrategia para esconder su obsesión de saber dónde estás a cada momento.

Es obsesivo. Es fanático del orden y del control. Esto resulta agotador, pues todo lo que haces se vuelve una ofensa para él y siempre está a la defensiva buscando pelear por cualquier cosa que considera que está mal hecha.

A veces resulta incomprensible entender por qué algunas mujeres se quedan en relaciones con hombres que las humillan, que abusan de ellas mental o físicamente, o que simplemente las subestiman; por qué una mujer tiene que hacer dos trabajos para pagar la renta, hacer el mercado, mantener una familia, mientras su esposo se queda en casa viendo televisión; o simplemente por qué permanecen en una relación que bien saben no va para ningún lado.

No es fácil encontrar una respuesta a esas preguntas, puede haber más de una razón y aquí exponemos una lista de las posibilidades por las cuales una mujer se queda en una relación con un hombre controlador:

Es encantador. Los hombres controladores son grandes manipuladores. No te enamoraste de él sin razón, pues es romántico y encantador, sabe decir lo que quieres escuchar.

Te deja ver su lado vulnerable, demuestra lo mal que se siente después de una pelea, te pide perdón y te manda flores, te promete una y otra vez que va a dejar de ser celoso y dice todo lo que se le ocurre para que le des otra oportunidad. Pero la realidad es que nada cambia, al contrario, cada vez se vuelve más intenso y más grosero en todo lo que hace contigo.

La mujer cree que no se merece algo mejor. Tu infancia fue difícil porque creciste en un ambiente donde te hicieron sentir incompetente, fea e inútil, incluso tu mamá llegó a decirte que nadie iba a enamorarse de ti.

En la escuela, tus compañeros se burlaban de ti y, cuando crecieron, todas tus amigas tuvieron novio, menos tú. Te es imposible deshacerte de esta relación que hoy tienes, porque no sabes que mereces algo mejor y que no tienes la culpa de que los demás te hayan tratado mal.

La mujer no conoce nada mejor. Todas las mujeres que conoces, incluyendo a tu mamá y a tus amigas más cercanas, estaban en relaciones abusivas y esto te hace creer que todos los hombres son iguales y que las relaciones felices solo existen en las películas y nunca podrás estar en una relación así, porque la vida te ha demostrado hasta ahora, que los hombres que respetan y quieren a las mujeres, no existen.

Te manipula y te da miedo. Hay hombres controladores que no son sutiles a la hora de demostrarlo. Si tratas de terminar con la relación, te amenaza con hacerte daño.

Es probable que ya te haya hecho daño, te haya pegado, te haya encerrado en tu cuarto y te haya agredido emocionalmente; por lo tanto, le tienes miedo y te paralizas, así que no haces nada.

Realmente crees que va a cambiar. Como tu relación empezó de buena manera y porque siempre es encantador después de una pelea, te haces a la idea de que tú sabes cómo sacar lo mejor de él y que depende de ti el buen funcionamiento de la relación.

Pero así no funcionan las cosas, las personas cambian cuando están convencidas de hacerlo por ellas mismas, no porque alguien más crea que van a cambiar.

Tienes miedo de estar sola. Aunque estar acompañada sea un infierno. Piensas que la soledad es difícil y lo que quieres realmente es alguien con quien pasar el tiempo, con quien hacer planes, ir al cine, comer juntos, pasear. Si vives con él, piensas que no podrás llevar una casa tú sola, así que te conformas con lo que tienes, aunque sabes que no es lo más conveniente para ti.

Una de las respuestas más comunes de las mujeres que permanecen en este tipo de relaciones es que aman a ese hombre, pero el amor verdadero no controla, el amor verdadero entiende que cada persona es independiente y capaz de hacer su vida sin el otro. El amor verdadero es completamente libre.

Fuente: Enamorando.me 

Te podría interesar

Deja tu comentario